Los pilares del Acuerdo de Paris contra el cambio climático que tener en cuenta

Después de varios años de negociación, en 2015 se firmó el Acuerdo de París. Un compromiso para luchar contra la contaminación y el cambio climático que, durante la COP21, insta a todos los países participantes a trabajar en favor del planeta. Esto supuso un hito histórico a nivel medioambiental, implicando a muchos agentes de las Naciones Unidas.

El Acuerdo de París tomó como principal objetivo el de evitar que la temperatura global de la Tierra aumentase 2º C sobre los niveles previos a la industrialización. La idea es llevarlo a cabo de diferentes maneras, desde apostar por energías renovables hasta la transformación de vehículos a Gas Natural.

Además, se promueven acciones amplificadas para que el calentamiento global no alcance los 1’5º C. Este objetivo, más ambicioso, se plantea como indispensable si queremos frenar el cambio climático y acabar con la contaminación.

Los objetivos de reducción de contaminación en el Acuerdo de París

En el momento de la firma del Acuerdo de París, se presentaron 190 planes de lucha contra el cambio climático. En ellos se detallan diferentes medidas que deben implementar los gobiernos para reducir la contaminación disminuyendo el 99% de las emisiones nocivas.

Cada cinco años, cada uno de los países pertenecientes a la Convención tendrá que comunicar el estado de sus objetivos nacionales. Además, se les pide a los políticos que aumenten la ambición de estos compromisos en ese lustro, tratando de fortalecer la lucha contra el cambio climático.

Mención aparte merecen los bosques y otros sumideros de carbono, ecosistemas de extrema importancia para eliminar la contaminación. Estos tienen un apartado propio en el Acuerdo de París, que permite la utilización de mecanismos de mercado para alcanzar los objetivos siempre que los países lo decidan.

Cómo se garantiza el cumplimiento del Acuerdo de París

Como ya hemos dicho, se ha establecido un plazo de cinco años para mejorar la ambición de los proyectos (comenzando en 2023). Esta revisión tendrá como fin hacer un balance de la implantación del Acuerdo de París entre los diferentes estados miembros, así como del objetivo principal de los 2º C.

Se considerarán todos los aspectos incluidos en el acuerdo: reducción de emisiones y contaminación, iniciativas para frenar el cambio climático, adaptación de las normativas mundiales, financiación de proyectos sostenibles…

Precisamente es el apoyo económico al desarrollo del Acuerdo de París uno de los puntos clave. Desde 2020 se están destinando 100.000 millones de dólares al año a la causa, especialmente en países menos desarrollados o pequeños estados con un bajo PIB. De igual manera, esta financiación para mitigar los efectos del cambio climático se revisará al alza cada cinco años (comenzando en 2025).

Asimismo, se establece un Comité de Transparencia (de naturaleza facilitadora, no sancionadora) que velará por el cumplimiento del Acuerdo de París. Este organismo requerirá a los países información sobre emisiones contaminantes, apoyo financiero y tecnológico a la lucha contra el cambio climático y otras cuestiones.

El objetivo es garantizar que todas las acciones tienen el fin último de reducir las consecuencias de la contaminación y el cambio climático. Por eso mismo, el Acuerdo de París es un compromiso vinculante jurídicamente para todos los miembros que lo ratifiquen. Estarán obligados a cumplirlo y a presentar sus avances, promoviendo mejoras constantemente.

No hay comentarios.

Agregar comentario