Razones por las cuales el modelo de transporte actual no es sostenible

Llevamos varias décadas con el modelo de transporte actual, que poco a poco se va volviendo cada vez más insostenible. Frente a esta situación, es inteligente optar por combustibles alternativos que nos aseguren un futuro mejor y más limpio. El Gas Natural Vehicular (GNV) ya funciona en diferentes proyectos, especialmente los vehículos de pasajeros.

El potencial que demuestra el GNV para el futuro es muy importante, y en Gas&Go tenemos todo lo necesario para ayudarte y asesorarte. Conoce nuestra empresa y descubrirás por qué apostar por la sostenibilidad es tomar la mejor decisión. Vamos a desengranar a continuación los problemas del modelo de transporte actual.

Por qué el modelo de transporte actual no puede seguir funcionando

Calentamiento global

El uso de derivados del petróleo para el modelo de transporte actual está causando graves problemas en el planeta. Tanto la producción de los carburantes como su propia utilización ponen en riesgo el futuro de nuestra civilización y de La Tierra, y llevamos ya años viendo su impacto en la naturaleza. La sostenibilidad de este sistema brilla por su ausencia.

El reto de la ciencia del transporte en los próximos años es el de incrementar la eficiencia de las tecnologías que nos mueven. Utilizar muchos menos combustibles fósiles y optar por un sistema que nos permita mantener nuestro estilo de vida sin dañar el planeta.

Contaminación en las ciudades

Las emisiones de CO2 no solo están destruyendo el medio ambiente, sino que está teniendo importantes consecuencias en la salud de las personas. Los habitantes de las grandes ciudades respiran un aire contaminado, que les lleva a padecer más problemas de salud tanto respiratorios como dermatológicos. Además, pueden llegar a perder parte de sus defensas ante cualquier enfermedad.

El modelo de transporte actual, que precisamente en las metrópolis es donde más se acentúan sus problemas, está colapsando. No hay más que mirar las largas colas de vehículos que quedan parados en hora punta, soltando gases nocivos a su alrededor. Reducir esta problemática debe ser la prioridad.

Limitación de los recursos naturales

Otro punto importante que debemos tener en cuenta es que el petróleo es finito. No podremos seguir produciendo carburantes a partir de este combustible fósil cuando se acaben las reservas naturales. En ese momento, no tan lejano en el tiempo, veremos cómo colapsa todo el modelo de transporte actual.

En lugar de eso, debemos apostar por la sostenibilidad y por las energías renovables. Solo a través de formas de movernos más limpias y verdes conseguiremos revertir parte del problema que ya existe. Diversificar la fabricación de combustibles entre varios procesos y materiales diferentes puede ser la única opción.

Volatilidad e incremento del precio de los carburantes

Esta limitación de recursos implica que, el poco petróleo que cada vez va quedando, está en manos de solo unos pocos. Esto supone un aumento de los precios para el consumidor final, algo que estamos viendo de un tiempo a esta parte. El modelo de transporte actual está abocado al fracaso, o simplemente destinado a las élites en un futuro muy próximo.

Por qué elegir el Gas Natural Vehicular (GNV)

La solución que propone Gas&Go, junto a muchas otras empresas, es el Gas Natural Vehicular. Se trata de un combustible limpio y práctico, alejado por completo del petróleo. Se vuelve así indispensable si queremos buscar un modelo que aúne sostenibilidad y versatilidad.

Desde nuestro equipo se ofrece un servicio de calidad. Hay centenares de empresas, tanto públicas como privadas, que ya funcionan con GNV, y los particulares también se van acercando. Además, no se trata únicamente de un cambio pensando en los años venideros, sino en el ahorro que conseguiremos al aplicarlo.

Poniendo solución a los problemas del modelo de transporte actual, el GNV elimina hasta el 100% de las emisiones de NO2. La calidad del aire sería bastante notable en las ciudades, además de reducir el dióxido de carbono presente en la atmósfera.

Pero cuando hablamos de sostenibilidad no solo nos referimos al medio ambiente, sino a la propia supervivencia de las empresas. Gracias al Gas Natural Vehicular, una flota puede ahorrar alrededor del 30% en gastos de combustibles. Además, se trata de un sistema mucho más respetuoso con el motor, por lo que se reduce el deterioro del mismo y los residuos expulsados.

Como último punto calve, es importante destacar que el GNV es mucho más seguro que los derivados del petróleo. Este cambio en el modelo de transporte actual supondría una menor posibilidad de accidente por el propio combustible, ya que con el Gas Natural Vehicular son casi inexistentes.

No hay comentarios.

Agregar comentario